Estela y ataques contra la estela

Desde el primer momento, en la Avenida de Roncesvalles, donde cayó muerto Germán, sus camaradas de LKI, amigas y amigos, construyeron un jardín donde colocaron cantidad de flores y una pancarta que rezaba: “Aquí fue asesinado nuestro camarada Germán. Gogoan zaitugu”. Días más tarde se colocó una estela en ese mismo lugar.

GermanWEb

El 9 de octubre de 1978, la estela es atacada y rota a golpes. No obstante el día 10 de octubre volvió a ser colocada atando sus trozos con alambres y un cartel que decía: “La colocaremos tantas veces como la rompáis, txakurrak, ¡que se vayan!”. Hasta tres veces ha sido objeto de ataques (uno de ellos volada con explosivo), y otras tantas veces ha sido repuesta, permaneciendo durante allí hasta el año 2005.

En aquel año, con motivo de unas obras de urbanización el Ayuntamiento la retiró. Una vez finalizadas las obras el Ayuntamiento no la repuso y se creó la Comisión Hilarria que después de muchas movilizaciones (todos los días 8 de cada mes durante el año 2007 estuvo concentrándose), consiguió que el Ayuntamiento volviese a colocar la estela.

Se trata de una sencilla obra hecha y colocada por gentes del pueblo para mantener el recuerdo de aquellos acontecimientos, exigir justicia y castigo a los culpables, y también como un faro o barrera para impedir que agresiones de ese tipo se puedan repetir. Además la estela es algo que nos ayuda a preservar nuestra dignidad. Es el rescoldo del rechazo popular al atropello sufrido en el año 1978. Queremos que esta memoria no se pierda. Queremos transmitirla a las nuevas generaciones.

Más: Procesos legales