Ondoriak

En total aquella jornada arrojó un balance de un muerto, diez personas heridas por disparos policiales y 170 heridas por pelotazos de goma, botes, golpes….Las fiestas fueron interrumpidas y el día 12 de julio, en una jornada de lucha celebrada en Euskal Herria, Joseba Barandiarán fue asesinado en Donostia por la policía armada cuando se encontraba en una barricada.

Nadie ha sido juzgado por aquellos sucesos. La Comisión Investigadora creada por las peñas se estrelló contra la negativa judicial a investigar y procesar a algún responsable. También en el Congreso de los diputados se topó con la posición del Gobierno de la UCD (“lo nuestro son errores y lo de los demás, crímenes”, dijo el inefable Martín Villa a la sazón Ministro de Interior), y la aquiescencia del PCE y PSOE (el entonces Secretario General del PCE, Santiago Carrillo, afirmó que la investigación del Gobierno y la información facilitada a la Comisión de Interior del Congreso eran “impecables”, cuando en el informe presentado se dice textualmente que “Germán Rodríguez no murió a consecuencia de los disparos de la policía”).

En el terreno político las consecuencias más evidentes de estos acontecimientos fueron la institucionalización de la partición de Hego Euskal Herria, por medio de la Constitución Española, el Amejoramiento del Fuero y el Estatuto de Gernika.

Más: Investigación de las peñas